buscador

Búsqueda personalizada

viernes, 17 de septiembre de 2010

EL FARO DE CLARIN



Desde pequeño me pregunté cómo se escribe la Historia. De qué manera se devanan los hilos sueltos de la complicada madeja humana. Quiénes condensan la variopinta realidad de lo que pasó en pocas líneas. Y de qué lado juegan.

Nos hipnotizaron con la falsa consigna de la "independencia", que en mis épocas se llamaba: "objetividad". En definitiva, se intenta engañar al receptor del mensaje con una falaz opinión que no toma partido por nada ni nadie. Mentiras con piel de cordero y alma de tiburón enceguecido por la sangre. (Los libros de Educación Democrática y de Historia previos al 73, por ejemplo)

La sangre siempre está presente, es el tributo que cobra la historia de los hombres para avanzar. ¿Hacia dónde? ¿Quién lo sabe?

Si los que vivimos este momento vemos las variaciones sobre el mismo tema y las opiniones diametralmente enfrentadas acerca de los hechos, cómo carajo se escribió de manera tan llana sobre lo que pasó hace 50, cien años...

Si somos testigos privilegiados y hacedores de la historia que nos toca, nada ni nadie debería confundirnos. Pero no estan fácil. Todo lo contrario. Unas manos poderosas, invisibles, diseñan guiones repetidos a lo largo de los tiempos, y según parece, les dio buenos resultados. Hector Germán Oesterheld pagó con su vida por descubrir el misterio tan celosamente guardado.

Al observar la larga película que nos precede, encontraremos ríos de sangre y muchos motivos para ser un poco escépticos a la hora de la esperanza de un futuro mejor.

Empero, la condición humana nos imprime las ganas de mantenernos en pie (los monos quedaron atrás, dice Darwin) y eso conlleva a defender la dignidad, la justicia, la libertad, la solidaridad...

Si se pierden esos valores, si nos esclavizan y retrocedemos a las 4 patas, se pierde la humanidad y se vuelve a los simios. Por eso que a los enemigos del peronismo se los llama GORILAS, porque no quieren una patria justa, libre y soberana...

Hoy el relato está en disputa como lo estuvo siempre. Quizás los patriotas de Mayo no fueron tildados de subversivos por los pro colonialistas coetáneos, pero lo eran. Y los criollos rebeldes tocaban los intereses de las clases acomodadas aliadas a la corona española, como el gobierno molesta a los intereses neoliberales actuales.

Hoy, Clarín, La Nación y sus satélites subordinados hablan de dictadura, autoritarismo, comparan a Kirchner con Videla, con Hitler, con Ceausescu. Qué figuritas. Pero esos mismos medios e intelectuales, durante la dictadura comparaban a Videla con San Martin, Mitre y Sarmiento. Vaya antojadiza visión de la historia.

Durante años se refirieron a Juan Domingo Perón como "el dictador depuesto", cuando en realidad fue 3 veces Presidente de la Nación elegido por el voto popular. Lo derrocó una dictadura que bombardeó, fusiló y masacró civiles indefensos, prohibió que se lo nombrara con el decreto 4161, pero para la historia oficial era: "el dictador depuesto".

Queda claro que lo constante y permanente es el conflicto de intereses entre el pueblo (la mayoría silenciosa) y los privilegiados circunstanciales (que poseen los bandos, los clarines y los micrófonos) . Durante siglos, esos conflictos llenaron de muertos los campos de batalla. Actualmente, la guerra se dirime en los campos de la conciencia ciudadana y la comunicación. La globalización desparramó sus tentáculos para conservar su dominio sobre el planeta. Las corporaciónes mediáticas son arietes que el capitalismo tiene en cada sitio de la tierra para oradar resistencias, sitiar pueblos y decapitar gobernantes rebeldes.

El relato dominante es una burla a la inteligencia y la razón. La dueña del grupo comunicacional y el diario más influyentes del país hace 8 años que le hace fintas a la Justicia. Sus escribas opinan y editorializan sobre las instituciones y el consenso democratico con marmóreo rictus republicano.

Los dueños del mundo se tomaron más de medio siglo para bloquear una pequeña isla caribeña. Cínicamente, quienes secuestraban la libertad de un pueblo entero acusaban de antidemocráticos a los sitiados por el hambre y la miseria.

Argentina no escapa a esa lógica. El Dios Mercado está disgustado con el destino político de nuestra gente. Y su coro de ángeles berretas, prelados pederastas y demonios cipayos, opera, influye, ejecuta sacrilegios poderosos. Uno de los milagros es el de prolongar la vida del moribundo monopolio en decadencia que se derrumbará, más temprano que tarde, como el faro de Alejandría, porque su luz ya no alumbra y no le sirve a nadie. Amén.


Daniel Mancuso

No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen