buscador

Búsqueda personalizada

martes, 20 de abril de 2010

EL CAMINO MÁS DIFÍCIL



Desestimado ex:

No olvidemos los agravios ni las broncas. Pongamos el acento en la memoria, no en el rencor. Además, el problema no es el problema sino lo que uno piensa del problema. Para mí, un pasado en común no garantiza un presente compartido. Los antecedentes no alcanzan para dimensionar los valores actuales. Aquí y ahora, es lo más importante. Y si las diferencias toman cuerpo, usemos el tacto y palpemos.

Repasemos, pero no vayamos tan lejos. La historia se repite, asi que, con un par de años alcanza, bien fresquito. Cuando la patria sojera cortó las rutas para no pagar impuestos, cuando un paparulo hermano mellizo de otro idem tomó el micrófono para decir guarangadas por cadena nacional desinformativa, cuando los que más tienen pusieron el grito en el cielo diciendo: no podemos más... vos te sumaste a la protesta agrogarca, te pusiste la escarapela y gritaste "viva la patria", al lado de un genocida, un envenenador, un tahur financiero. Los fabricantes de mentiras aprovecharon y repartieron banderitas con la leyenda "todos somos el campo". ¿Te acordás?

Fue el bostezo de una vieja discordia dormida. Tiene como 200 años, o más. Tanta sangre llenó las grietas de la tierra herida que los ríos subterraneos de lágrimas se pusieron rojos de vergüenza.

La calle, poco a poco, excluyó los sueños. Se puso hostil, peligrosa. A veces, hubo barro, otras pozos y trampas. Casi nunca, estuvo lisita lisita, para que la usen todos, sin distinción. La más de las veces, había que subirse al sendero estrecho para no morir aplastado. La ancha calzada para ellos solos. Una muchedumbre silenciosa fatigó las aceras en busca de la avenida del sol y por lo general encontraba callejones o vías muertas. Un octubre irrumpiron todos juntos, sudados, alegres, y ellos se asustaron mucho mucho...

El odio no es un invento argentino. La crispación tampoco. Son los malos hábitos de la gente tonta, buenos para nada, manipulados por los malos de veras. Cagones de pura cepa, arrogantes del anímense y vayan. Buchones consuetudinarios.

Así las cosas, cada uno eligió su cofradía. Algunos tomamos esta vereda, y otros la de enfrente. No está ni bien ni mal, o sí, pero es lo que hay, y por ahora hay que convivir. Vos allá, y yo acá.

Las discusiones empezaron tibiecitas y poco a poco fueron calentando el ambiente, y se pudrió todo. Olvidaste la amistad, la historia compartida, te encegueciste como un topo y el olor a pueblo te trajo arcadas.

Algunos hermanos se dieron cuenta y reconocieron el error, hicieron mea culpa y cruzaron la calle, se vinieron para este lado. Abrieron los ojos. Vos no, seguís emperrado en los insultos soeces hacia la primera mandataria y todo lo que venga detrás. Como hicieron con Evita, con Perón. No se salva nadie. Todo está mal. Pensar distinto al cardumen no es políticamente correcto.

El problema es que no querés escuchar. Yo te escucho, te padezco todos los días. Tus argumentos son más lábiles que una gelatina de kiwi, y sin embargo llenás el aire de vibraciones insustanciales. Esa libertad no te alcanza, para que sea completa hay que acallar las disonancias.
Y hay muchos como vos, pero no tantos como para proclamarse portadores de la Justa. Cuando quiero hablar y expresar mi disconformidad acerca de tu desagrado, tu excepticismo, tu gorilismo furioso, tu sordera selectiva... aparecen las alarmas tilingas, el síndrome de la inseguridad clase media, las frases hechas, las hordas fascistas, el autoritarismo que amenaza tu libertad de ser pez. Quedate tranquilo, si querés ser mojarrita o bagre es problema tuyo, mas no me exijas plegarme a tu estupidez.

No voy a cambiar. No vamos a hacerlo. A pesar de los dolores, las tristezas, y tu indiferencia mezquina, hemos elegido el camino más difícil. Bla bla bla malintencionados, patrañas de diseño, calumnias menefreguistas. Charlatanes de faltriquera gorda y vuelo corto. Ficciones verdaderas pegadas a la piel de generación en generación...

"Viva el cáncer"... "Hacen asado con el parquet"... "Los negros no quieren trabajar"... "Algo habrán hecho"... "Somos derechos y humanos"... "La gente en la calle los quiere matar"... "Es un escándalo"... "Mi voto es no positivo"...

Como decía un viejo sabio, las cartas están echadas, resistiremos la nueva embestida canalla con una sonrisa en los dientes. Los ecos de los preclaros iluminan la senda: hasta que un dia el paisano acabe con este infierno, y haciendo suyo el gobierno, con solo esta ley se rija: o es pa' todos la cobija, o es pa' todos el invierno...

Sin más, te saluda desde la vereda de enfrente

Daniel Mancuso


No hay comentarios:

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

hermanos

hermanos

blogs N - Z

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen

hijos de puta

hijos de puta