buscador

Búsqueda personalizada

domingo, 24 de enero de 2010

TODOS EN BICI



La bicicleta, al igual que la muerte, nos iguala. Pedaleando no hay supremacías económicas ni sociales. Los ciclistas no discriminamos por sexo, raza o religión. Todos somos iguales en las dos ruedas, sobre el asfalto ciudadano.

Los automovilistas y conductores de bondis no preguntan de qué cuadro sos cuando te encierran o casi te atropellan. Los taxistas te ignoran sin distinción de banderías políticas y si pueden te pisan porque les da envidia que vos vayas paseando (suponen ellos)
mientras los tipos laburan 14 horas por día.

La bicicleta no sólo da beneficios importantes para la salud, sobre todo al sistema cardiovascular, sino que es muy eficaz en el combate contra las várices y la celulitis. Difícil que tengas ganas de fumar mientras pedaleas y menos que tomes alcohol.

Si los políticos de la oposición anduvieran en bici no dirían tantas idioteces, les faltaría el aire y tratarían de no perder el aliento. Lilita Carrió, por ejemplo, después de pedalear, estaría 15 días en cama y no nos torturaría con sus declaraciones patéticas. Pino Solanas, Claudio Lozano y Alcira Argumedo se irían a recorrer América, como el personaje de la película EL VIAJE. Y quizás, pedaleando, pedaleando, se les ocurra hacer una remake de Seguir andando un corto del '62.

El ciclismo aumenta la autoestima. Las personas solas pueden encontrar parejas en ocasionales ciclistas que se encuentran en un parque o chocan en una ciclovía (porque uno de los dos o ambos no saben andar bien. Entonces, se produce un diálogo como este: ¿Te lastimaste? No, no, no te preocupes. No, por favor disculpame. Toma agua de mi caramagnola, reponete. Bueno, gracias, sos muy gentil... ).

Hasta un boludo como Fernando De la Rua se transforma arriba de una bici. Puede andar con casco y gafas oscuras, y sentirse Walter Pérez en las olimpiadas. El viento en la cara y la voz de Ines que le dice, Vamos, vamos campeón... (por celular, claro).




Un plan para seducir a los ciclistas


En un mes, los ciclistas porteños tendrán habilitada la primera parte de una red de ciclovías protegidas que en total tiene una extensión de 25 kilómetros. Se trata de carriles de entre 2 y 2,50 metros, de doble mano, que estarán ubicados sobre todo en calles, separados por un bloque de cemento pintado de amarillo del sector por donde circulan los automóviles, mientras que en algunas avenidas fueron trazados principalmente sobre las veredas, especialmente donde hay plazas o parques.

“El objetivo es que cada vez más gente elija la bicicleta para movilizarse por la ciudad”, dijo el secretario de Tránsito y Transporte de la ciudad, Guillermo Dietrich, responsable de la obra. Desde la Asociación de Ciclistas Urbanos acuerdan en general con el proyecto, pero cuestionan que se implemente en calles y no en avenidas. “Si cuesta lo mismo hacer una ciclovía en una calle que en una avenida, ¿por qué hacerla en un lugar con poca visibilidad?”, se preguntó Néstor Sebastián, presidente de la entidad.

El primer tramo de esos 25 kilómetros de ciclovías prácticamente se terminó. Está ubicado en la zona norte de la ciudad y conecta a Retiro con Plaza Italia. Se trata de una ciclovía que va por Avenida del Libertador, en la mayor parte del tramo, sobre la vereda, a lo largo de los parques que atraviesa esa avenida, y por la Avenida Sarmiento, hasta Plaza Italia. Esa ciclovía continuará hacia el sur, desde Retiro, por Bouchard y Azopardo (después de rodear la Casa Rosada por La Rábida) hasta conectar con Parque Lezama. Desde allí, ingresa en el barrio de La Boca, por la calle Irala. El plan incluye la construcción de estacionamientos (ver Bicing y parking).

El segundo tramo, en la zona sur de la ciudad, se extienden a través de Rincón, desde Alsina hasta el Hospital Garrahan, y Virrey Cevallos, desde Rivadavia hasta Caseros. Para el trayecto de Este a Oeste, está prevista la construcción de la ciclovía en la calle Alsina, pero este tramo se ha demorado porque la obra “exige reubicar trayectos de líneas de colectivos”, dijo Dietrich a Página/12.

Todo el conjunto, de 25 kilómetros, estaría habilitado a fines de febrero, adelantó el secretario. “La idea es completar la red este año, con la construcción de otros 75 kilómetros de ciclovías”, anunció.

La red que se pone en marcha en un mes cambia el concepto vigente hasta ahora en materia de circulación de bicicletas: ya no se construyen carriles preferenciales en avenidas –como los existentes en Rivadavia, Independencia, Belgrano o Corrientes–, donde las bicicletas conviven con los automóviles, sino en calles donde se supone que los vehículos circulan a menor velocidad. “En estas calles, la máxima para la circulación bajará de 40 a 30 kilómetros por hora. En cambio, en las avenidas, si bien la máxima para circular por el carril preferencial es de 40 kilómetros por hora, por el carril más próximo los autos van a 60”, comentó Dietrich.

Las nuevas ciclovías están sobre la mano izquierda de la calle, separadas por bloques de cemento, en una línea que se interrumpe solo cuando hay salidas de estacionamientos. Sobre la mano derecha estará permitido estacionar, por lo que queda un solo carril habilitado para la circulación vehicular. En general, son calles por donde no circulan colectivos.

“El 61 por ciento de las personas consultadas en una encuesta aseguraron que si hubiese una red segura y estacionamientos, usaría la bicicleta –dice Dietrich, al fundamentar el diseño de la red–. El relevamiento arroja además que el 40 por ciento de la gente, en la ciudad, tiene bicicleta, pero la mayoría la usa para recreación o deporte, y solo el 16 por ciento como transporte.”

Para la puesta en marcha solo falta la instalación de semáforos para los ciclistas, demarcar las ciclovías en las bocacalles con una pintura especial e instalar la señalización correspondiente. Pero aunque no se han inaugurado oficialmente, ya hay vecinos que las utilizan, y que se deben topar con algunos inconvenientes, como los vehículos estacionados dentro de la ciclovía o los contenedores de basura que quedaron sobre esa mano.

El programa se llama Bicicletas de Buenos Aires y, según el secretario de Transporte, apunta a “cambiar la cultura del uso de la bicicleta para que pase a utilizarse como medio de transporte: en Buenos Aires, el 60 por ciento de los viajes que hace la gente son de menos de 5 kilómetros y se pueden hacer perfectamente en bicicleta”. Se trata de alinearse con una tendencia mundial, que ya implementan desde Nueva York hasta Madrid y París, para no hablar de los países nórdicos. “Bogotá ya tiene 350 kilómetros de ciclovías”, pone Dietrich como ejemplo.

Guillermo Brambati, subgerente de Seguridad Vial del Cesvi se mostró de acuerdo con la construcción de ciclovías protegidas porque “en una ciudad como Buenos Aires, la convivencia del automóvil con la bicicleta no se da de una manera muy sana”. “Pintar una senda compartida, que rápidamente es vulnerada por el auto, no ha sido una respuesta muy segura”, añadió.

En cambio, Néstor Sebastián, de ACU, recomendó “consolidar las actuales ciclovías, que son utilizadas por los ciclistas actuales” y reclamó mayor rigor en el cumplimiento de la prohibición de estacionar en los carriles preferenciales para bicicletas.



Bicing y parking

Hace más de dos años, la Legislatura porteña aprobó la ley que crea el Sistema de Transporte Público de Bicicleta, conocida como bicing. La norma propone un sistema de alquiler de vehículos de dos ruedas con el objetivo de promover el uso de la bicicleta y desalentar la utilización del automóvil. Pero el bicing todavía no se aplica porque aún la ley no fue reglamentada. “Su implementación y la tarifa no deberían estar orientadas al turista”, dijo Néstor Sebastián, de la Asociación de Ciclistas Urbanos (ACU).

La reglamentación del bicing es una de las medidas que complementan el plan Bicicletas de Buenos Aires, según anunció a Página/12 el secretario de Transporte y Tránsito, Guillermo Dietrich. Otros puntos son “la construcción de estacionamientos públicos en lugares clave, como centros comerciales o universidades” y “la reglamentación de la ley que establece la obligatoriedad, para las playas de estacionamiento, de otorgar un cupo para bicicletas con una tarifa que sea proporcional a la superficie que ocupa este vehículo”.

Desde la ACU, Sebastián aclara que “no fuimos consultados para la elaboración del plan, aunque nos informaron y ahora estamos siendo escuchados”. La organización reclamó que en la Secretaría de Tránsito y Transporte se ponga en marcha una “Oficina de la Bicicleta, que coordine las acciones de los sectores involucrados, audite las obras, proponga modificaciones y sea nexo con los usuarios”.




6 comentarios:

De vierde man dijo...

Bueno, el otro día iba en mi bici sport espectacular. Iba por la bicisenda, que es un senderito que se hace especialmente para los andadores de bicicleta.
Los conchetos de la ciudad que salen a caminar al anochecer, para no sudar demasiado, también caminan por las bicisendas. Así es que una señora muy bien arreglada y con excelentes ropajes deportivos y que llevaba de adorno a un señor con mocasines, y que además, caminaba por la bicisenda mientras yo venía en mi bicicleta de trabajar, me dice "para andar en bici está la calle eh". Me di vuelta con toda la furia, con toda la furia, toda, el marido le decía "callate, callate", y yo, "anda a la p... que te p... vieja de mierda, así esta este país por viejas caceroleras como vos"
Y seguí, pero al menos, un poco más livianito.

Daniel Mancuso dijo...

De vierde man:
Los conflictos entre ciclistas y peatones son material jugosísimo para otra entrada. Continuará...

Claudia congreso dijo...

Usted me asegura que si ando en bici por CABA me voy a encontrar con los de la foto? Gracias.

Anónimo dijo...

La idea de poder moverse en vicicleta, y crear esa cultura sería fantástico, nos ayudaría en la salud propia y la del planeta. A CHaves en vicicleta lo ví en el programa cuando las promovía, y me encantó, como siempre su humor y su siempre tan acertado criterio.Aquí tenemos mucho todavía que aprender, la cultura se nos fué hace rato, Porque Sr de Vierde man, que necesidad hay de insultar, clárele a la señora ( que por edad podría ser su madre, que esol se trata de una vicisenda)Seamos tolerantes y ejemplo en todo momento, para exijir primero hay que dar. Hagamos el país que nos merecemos,o por lo menos el que muchos quisieramos tener.Mancuso vós que andás en vici no nos defraudes. Gracias por el post.siempre interesante. abrazos.

Anónimo dijo...

Urgente. Me corrigo a mí misma.Tengo horrores ortográficos,igual creo que eso no afecta el contenido conceptual. Bicicleta. CHAVEZ. Perdón perdón perdón.La próxima uso el diccionario.

Horacio dijo...

Cumpas:
Me han alertado. La bici no es recomendable para los que tenemos problemas prostáticos. OjO
Horacio

aguantan

Gaza nos duele

Gaza nos duele

Tuiter

blogs

blogs N - Z

hermanos

hermanos

blogs F - M

blogs CH - E

blogs A - C

incorregibles

incorregibles

hijos de puta

hijos de puta

en vivo

en vivo
clic en la imagen

medios y democracia

ilumina

ilumina
clic en la imagen